Pocos meses antes que se dictara la Ley que creó el Colegio Médico de Chile, se daban los primeros pasos para el nacimiento del Consejo Regional Santiago. En una casa ubicada en Miraflores 464, un grupo de entusiastas profesionales se reunía periódicamente para compartir conocimientos, analizar la situación de la medicina y definir líneas de organización.

El 10 de diciembre de 1948 se publicó la Ley 9.263 que creó el Colegio Médico de Chile. Hasta entonces los médicos se agrupaban en la Asociación Médica de Chile, organismo de derecho privado que solamente podía cumplir funciones gremiales. La instalación oficial se produjo el 1º de agosto de 1949 y, según consta en el acta de la sesión, se eligió como primer Presidente del Consejo General al doctor René García Valenzuela.

La primera directiva del CRS se constituyó el mismo año y duró hasta 1951. Estuvo presidida por el doctor Luis Opazo Parol y la integraron además el doctor Guillermo Velasco Mora, Vicepresidente; doctor Eduardo Fritis Campusano, Secretario General; doctor Nicolás Muñoz Hidalgo, Tesorero. Los primeros consejeros fueron los doctores Pedro Piña Vergara, Augusto Spencer Gonzalez, Roberto Infante Navar y Roberto Barahona Silva.

La labor hecha por esta directiva fue variada, ya que en ese entonces muchos problemas afectaban tanto a la salud de la comunidad como a los médicos. Sin embargo, una de las primeras tareas emprendidas fue dignificar y dar realce a la profesión. Para ello, procuraron evitar que la publicidad de los médicos se colocara en cualquier lugar, creando una guía profesional específica.

En los años 1952-1956, durante la presidencia del doctor Gustavo Jirón, se compraron terrenos de propiedad de la Sociedad Médica, ubicados en Esmeralda 678, domicilio donde actualmente se encuentra la sede del Consejo General. En el tercer piso de ese edificio estaban las instalaciones del Consejo Regional.

En 1989, con la directiva del doctor Roberto Mancini, el CRS ocupó una casona ubicada en Esmeralda con Mac Iver, donde funcionó durante ocho años.

Tres años más tarde, el Consejo Regional Santiago lideró una de las movilizaciones más importantes del gremio. El “Movimiento de Urgencias”, que se inició en la Posta Central y posteriormente alcanzó todo el territorio nacional, se gestó en demandas por mejores condiciones de infraestructura, equipos, salas de médicos e incremento de los ingresos. El nivel de adhesión y la consecuencia de renuncias masivas, provocaron el cambio del Ministro de Salud de la época y la aplicación de una serie de regulaciones destinadas a mejorar las condiciones laborales de nuestro gremio.

En 1997 se llegó a ocupar la actual sede, ubicada en Rafael Prado 419, Ñuñoa, inversión que permitió generar un cálido punto de encuentro con los colegiados.

Recientemente, el Consejo Regional Santiago ha finalizado un proyecto de ampliación de sus dependencias, agregando amplios y acogedores salones a la estructura previa, los que permitirán retomar la cercanía con los médicos colegiados.

Hoy el Regional Santiago, renueva su compromiso con los médicos de Santiago, haciendo confluir la experiencia de los médicos en formación, médicos de atención primaria y médicos generales de zona, plasmando el rico crisol de la indentidad médica chilena y metropolitana, manteniendo la política de puertas abiertas a todos los médicos de la región.